Home / Novedades / Desglose y cambios en la facturación del ABL y el Impuesto Inmobiliario

Desglose y cambios en la facturación del ABL y el Impuesto Inmobiliario

La modificación del cálculo para actualizar el Impuesto Inmobiliario y el de Alumbrado, Barrido y Limpieza (ABL), que desde ahora se ajustarán mes a mes debido a la inflación reinante y con subas progresivas en las boletas, sorprendió a todos.

La noticia se dio a conocer cuando el Gobierno porteño envió a la Legislatura el paquete de medidas económicas, entre ellas el Presupuesto para el año que viene, que determinarán los parámetros de gastos de la gestión de Horacio Rodríguez Larreta.

Hasta el momento estos gravámenes aumentaban a mitad de año, al tomarse como parámetro la inflación acumulada entre agosto del año anterior y julio del período en curso.

De acuerdo a las cifras actuales, los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires tendrían que abonar un 52% más por ambos tributos a partir del segundo semestre de 2020.

Sin embargo, con estos cambios, la diferencia no será significativa aunque se prevé que no se perciba con un impacto tan fuerte entre los contribuyentes.

Fuentes gubernamentales aseguraron a distintos medios que la inflación total de 2019 rondará el 49% por lo que se espera que entre abril y mayo próximos se registren subas de unos 10 puntos más.

El ABL afecta a todos los inmuebles situados en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La obligación es anual y su pago se divide en 12 cuotas mensuales. Y está conformado por la tasa retributiva de los servicios de alumbrado, barrido y limpieza, mantenimiento y conservación de sumideros (igual para todos) y el impuesto inmobiliario (progresivo y con alícuotas fijadas en función del valor fiscal de la propiedad).

Al abonar en tiempo y forma y adherir el servicio al débito automático, los vecinos acceden a casi un 20% de descuento. Es que si se cumplen estas condiciones, se obtiene un 10% de rebaja por estar al día, y por estar adherido a débito automático se bonifica la última cuota del año en Inmobiliario/ABL. Cabe destacar que ese beneficio es solo para personas humanas y partidas correctamente titularizadas.

Por su parte, los contribuyentes podrán pedir recibir las boletas de ABL y del Impuesto Inmobiliario por separado. Y para ello el Gobierno deberá abrir un registro en el que deberán inscribirse quienes opten por esta modalidad.

De acuerdo a Ley 6.108, que se promulgó esta semana, las boletas serán remitidas en formato digital, no en papel. Pero eso es solo un detalle, ya que la división seguiría siendo efectiva y ayudaría a muchos inquilinos.

Sucede que en la actualidad, en la boleta de ABL también se incluye el Impuesto Inmobiliario, que como se dijo antes es progresivo y con alícuotas fijadas en función del valor fiscal de la propiedad. ¿Pero qué tiene que ver esto? Mucho, ya que existen casos, a menos que exista un pacto estableciendo lo contrario, que su pago le corresponde al propietario.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*