Home / Novedades / Los puntos más importantes del nuevo proyecto de Ley de Alquileres

Los puntos más importantes del nuevo proyecto de Ley de Alquileres

A pocas semanas de las elecciones y en un intento por mostrar un guiño a la clase media, el Gobierno enviará un nuevo proyecto de Ley de alquileres, cuyo principal eje radica en ajustar los contratos menores a $26.600 según la evolución de los precios y los salarios.

La iniciativa, que ingresará en los próximos días a la Cámara Baja, deberá ser negociada con la oposición que ya cuenta con otros proyectos presentados. Además, desde la Cámara Inmobiliaria Argentina ya exigieron modificaciones al respecto.

En líneas generales el plan elaborado por el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; el secretario de la Vivienda, Iván Kerr y un grupo de legisladores oficialistas liderados por Daniel Lipovetzky; plantea como ya se dijo que los alquileres se ajusten a través de la evolución del índice de precios y salarios.

En los contratos de locación de inmuebles destinados a uso habitacional, el precio de la renta se fijará como valor único y por períodos mensuales, para contratos que no superen los 650 UVAs, unos $26.700 actuales.

Además, solo se podrán realizar ajustes utilizando un índice conformado por partes iguales por las variaciones mensuales del índice de precios al consumidor (IPC) y la remuneración imponible promedio de los trabajadores estables (RIPTE), que deberá ser elaborado y publicado mensualmente por el BCRA.

Al igual que el proyecto presentado en abril por el propio Mauricio Macri, esta iniciativa prevé que los honorarios inmobiliarios no queden a cargo del inquilino en las propiedades con destino habitacional. “Es una profesión altamente capacitada y si una persona quiere contratar, es justo que pague por ese servicio”, opino en diálogo con Ámbito, Alejandro Bennazar, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina.

En cuanto a la duración de los contratos, uno de los puntos que más rechazos produjo en el proyecto de abril, el Gobierno decidió que se mantenga la vigencia de dos años pero con la obligación de extenderlo por un año, salvo notificación fehaciente del locador o el locatario manifestando su intención de no renovarlo.

Por esa razón, se incorporó en el artículo 1218 del Código Civil y Comercial una aclaración que le da la posibilidad a ambas partes de dar por finalizado el vínculo sin afrontar gastos, como comisiones e impuestos a los sellos.

“La duración del contrato se extenderá por un año con las mismas condiciones, si llegado el día del vencimiento el locador o el locatario no hubieran notificado fehacientemente su intención de no prorrogarlo y el locatario renovara o prorrogara las garantías presentadas”, dice el documento.

Otro punto de importancia es el de las garantías. De acuerdo a este plan se podrán presentar la garantía de otro inmueble, un aval bancario, seguro de caución, garantía de fianza o una garantía personal del locatario, que se documentará con recibo de sueldo, certificado de ingresos, o cualquier otro medio fehaciente. En tanto, el locatario propondrá al menos dos opciones y el locador deberá aceptar alguna, siempre que la misma cumpla eventualmente las obligaciones del contrato.

Además, los acuerdos deberán ser declarados por ante AFIP en un plazo máximo que dispondrá el organismo.

El proyecto también incluye la creación del Programa Nacional de “Alquiler Social”, que buscar darle solución a personas en situación de vulnerabilidad, de violencia de género. Entre otras cuestiones, el programa contempla subsidios o líneas de créditos blandos, y medidas para incentivar la oferta de alquileres de inmuebles destinados a las viviendas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*