Home / Entrevistas / Juan M. Acosta y Lara: “Las medidas del Gobierno para bajar las expensas no han servido de nada”

Juan M. Acosta y Lara: “Las medidas del Gobierno para bajar las expensas no han servido de nada”

El informe elaborado por la Asociación Inmobiliaria Edificios de Renta y Horizontal (AIERH) sobre la evolución de las expensas en la Ciudad Buenos Aires abrió el debate acerca de la efectividad del plan que el Gobierno promovió el año pasado para bajar esos gastos.

En diálogo con Mundo Horizontal, el presidente de la AIERH, Juan M. Acosta y Lara, explicó los detalles más importantes del informe en cuestión. Además, aseguró que pese a los intentos Gobierno, “los abonos siguen existiendo con la misma potencia que tenían antes“.

¿Por qué fracasó el plan del gobierno porteño para bajar las expensas?

-El plan fracasó porque apuntaba a no desinfectar, a no tener que limpiar los tanques, a no tener que controlar las calderas… y los abonos siguen teniendo el mismo valor que tenían antes. No cambiaron. Si la gente hubiese tomado esas medidas las expensas hubieran bajado pero el valor porcentual que se paga sigue siendo el mismo desde febrero de 2016 a mayo de 2019.

¿A qué se debe eso?

-Eso quiere decir que se gasta lo mismo de manera constante y que las medidas del Gobierno para bajar las expensas no han servido absolutamente de nada. Eso quiere decir que las administraciones siguieron llevando adelante las tareas porque así lo creyeron necesario. La gente prefirió seguir desinfectando y controlando el ascensor que pagar menos expensas.

-Entonces, ¿en qué se equivocaron?


-No sé qué calculos habrán hecho desde el Gobierno de la Ciudad. Lo que yo veo por la gente que tiene experiencia en esto y en los números planos es que los abonos siguen siendo los mismos a lo largo de todo este tiempo y siguen estando alrededor del 10% con respecto a la inflación. Es decir, siguen existiendo con la misma potencia que tenían antes.

-¿Cómo se revierte esta situación?

-Las expensas no van a bajar. Son los gastos de mantenimiento del inmueble y para que disminuyan tendrían que bajar el salario del encargado, las facturas de luz, gas y de todos los servicios en general. ¿Cómo se revierte? Si la gente tiene dinero en sus bolsillos y puede pagar.

-¿Cuál es el principal inconveniente de este escenario?

-El mantenimiento de las obras en las partes comunes del edificio y el peso que esto ha tenido… Lo que han hecho los administradores para bajar un poco las expensas es dejar de hacer obras que son necesarias y eso se nota cuando ves el comportamiento de las mismas con respecto a la inflación.

-Ejemplo…

-Las expensas siempre están por encima del índice de precios del consumidor porque los rubros que las integran son superiores. Como el cable, que desde 2016 hasta ahora aumentó alrededor del 400%, y la pintura, ni hablar. Los insumos propios de manutención en un edificio fueron hacia la inflación y siempre en todos los periodos hasta más o menos septiembre del año pasado, crecieron un poquito por encima de la inflación. A partir de ese mes, las mismas bajaron con respecto a la suba de precios, y eso quiere decir que los administradores han dejado de hacer obras de mantenimiento para abaratar un poco el precio de las costas porque si no no las paga nadie pero esas obras algún día van a tener que hacerlas.

El legislador Sergio Abrevaya presentó un proyecto de ley para bajar las expensas en los consorcios. El plan busca regular una tarifa especial para los servicios públicos en edificios electro intensivos y consorcios con servicios centrales. ¿Es esa una vía posible?

-Va a ayudar pero en parte. No es un paliativo muy grande. En nuestro informe, los servicios públicos pesaban el 4% en las expensas y ahora, casi el 10%. O sea que lo que va a lograr ese proyecto es bajar parte de ese 10%, no mucho más. Es una buena medida como tantas otras y puede llegar a funcionar pero hay que ver… Por otra parte, los servicios públicos hasta fin de año se van a mantener. Habrá que ver que pasa en el verano.

Entre otros puntos, el informe presentado por la AIERH, que abarca desde febrero de 2016 hasta mayo de este año, destacó que el crecimiento del valor relativo de los servicios públicos del 4% al 10% llegó para quedarse.

A su vez, desde la entidad que nuclea a administradores de consorcios y miembros remarcaron: “Como contrapartida las obras en las unidades funcionales no han evidenciado retroceso”. De hecho, según el análisis, estas “han sido un 58,26% superior a la inflación, demostrando que los copropietarios prefieren reparar las partes propias a las partes comunes“.

Otros datos significativos muestran que los administradores se han visto perjudicados, ya que sus honorarios han perdido un 69,89% con respecto a la inflación desde febrero de 2016. Pasaron de 9,20% en 2016 al 7,10% actual.

Otro punto a destacar repercute en los trabajadores de edificios, quienes según este estudio han sufrido una merma porcentual del 34% entre febrero de 2016 y mayo de 2019. En detalle, pasaron de un 47,19% del total de gastos en febrero de 2017, al 41,09.

“Sin embargo no debe perderse de vista que este índice variará con los próximos acuerdos salariales. Por último, si bien el registro de morosidad se encuentra siempre cercano al 20% y no ha presentado mayores fluctuaciones, se trata de un índice alto teniendo en cuenta que la morosidad genera en los copropietarios cumplidores un costo extra al tener que cubrir lo que los deudores dejan de aportar”, explicaron al respecto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*