Home / Entrevistas / Guillermo Iturraspe: “La limpieza de los tanques de agua debe seguir siendo semestral”

Guillermo Iturraspe: “La limpieza de los tanques de agua debe seguir siendo semestral”

Con el objetivo de bajar las expensas en los edificios, el año pasado el Gobierno de la Ciudad puso en marcha un plan de 14 medidas que incluía una nueva regulación para tanques de agua y esa norma fue aprobada por la Legislatura porteña en noviembre.

En detalle, se estableció que ya no es obligatorio vaciar los tanques de los edificios semestralmente así como tampoco limpiarlos ni desinfectarlos. Y que, en su lugar, se debe realizar un análisis bacteriológico y otro físico químico con periodicidad mínima anual para garantizar la calidad del agua.

En tanto, si esas pruebas semestrales no cumplen con los requisitos establecidos por el Ente Regulador de Agua y Saneamiento (ERAS), dentro de los 15 días corridos, el consorcio de propietarios y/o su administrador, debe proceder a limpiar y desinfectar los depósitos.

En pocas palabras se estableció que dicho procedimiento sea obligatorio una vez por año, con controles y análisis periódicos de seguimiento y no cada seis meses. De este modo, el Gobierno dijo que cada consorcio se ahorraría así unos 8.000 pesos anuales y que con la vieja ley se tiraban 1692 millones de litros cada año, equivalentes a 677 piscinas olímpicas.

Sin embargo, a seis meses de la aprobación de la norma, expertos en la materia aseguran que muchos consorcios siguen realizando las limpiezas semestrales y hasta contradicen a las fuentes gubernamentales sobre el desperdicio que se dijo producían dichos saneamientos.

“La limpieza de tanques de agua potable para consumo humano es salud pública. Las medidas que se tomaron el año pasado obedecen a intereses políticos y los saneamientos deben seguir haciéndose de todos modos”, alertó Guillermo Iturraspe, gerente de la empresa de limpieza y desinfección de tanques Exago.

En diálogo con Mundo Horizontal, el profesional aseguró que desde que la regulación entró en vigencia, su firma solo tuvo una “merma del 6%” en este tipo de trabajos. Es que, según sus palabras, los análisis de agua siguen dando mal y la gente continúa acatando la vieja norma.

“Cuando los vecinos evalúan cuánto es el incremento no lo dudan y realizan las tareas. Es que la gente ya se acostumbró a tener un estandar de calidad en este tipo de servicios. En tanto, el gasto que representa es de apenas unos $2 pesos diarios en cada departamento de un edificio tipo“, explicó el gerente de la empresa antes mencionada.

De acuerdo a su experiencia en la materia, Iturraspe indicó que el agua “sale de las plantas potabilizadoras en perfectas condiciones pero no llega así a los hogares ya que los caños primarios y secundarios de distribución en la Ciudad tienen más de 100 años y la misma presión de la corriente arrastra la oxidación de los conductos”.

“Entonces cuando abrimos los reservorios de los edificios encontramos sedimentos. Por eso es tan importante cada seis meses hidrolavar y desinfectar los tanques, porque para ese entonces ya comienza a aparecer una pequeña carga de partículas en el agua”, indicó.

A su vez, Iturraspe aclaró: “Dijeron que tiramos millones de litros de agua a la calle y eso no es así… La noche anterior a la limpieza se cierra la entrada de agua al edificio así se consume el contenido de los tanques y cuando nosotros llegamos el depósito de bombeo ya está vacío. Todo eso de que se tiran 1692 millones de litros cada año es mentira”.

Por último, el profesional destacó la peligrosidad de dicha regulación para con la salud de los vecinos. “Si una persona con insuficiencia renal, por ejemplo, llega a tener una recaída y el médico determina que eso es por un problema del agua, con la nueva ley la responsabilidad es del administrador y del consorcio“, observó preocupado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*