Home / Entrevistas / Daniel Roberto Tocco: “En los consorcios se modificó el sistema de recaudación y hay un 18% de deudores”

Daniel Roberto Tocco: “En los consorcios se modificó el sistema de recaudación y hay un 18% de deudores”

En un año la inflación acumuló 55,8% y es la más alta desde enero de 1992 (77% anual). Ante este panorama, y como es lógico, el valor de las expensas sufrió múltiples alteraciones, produciendo un fenómeno que alerta a casi todos los administradores de consorcios en la Ciudad de Buenos Aires y el país en general.

Es que, debido a esta fuerte recesión económica, el pago de expensas viene experimentando una retracción contundente desde hace varios meses. En detalle, expertos en la materia aseguran que hay vecinos “que antes pagaba puntual y ahora no“. En tanto, muchos inquilinos debieron entregar las propiedades que rentaban para irse a otras más pequeñas o con valores más bajos en sus gastos.

En diálogo con Mundo Horizontal, Daniel Roberto Tocco, presidente de la Cámara Argentina de la Propiedad Horizontal y Actividades Inmobiliarias, explicó que “los sueldos están pasando a segundo termino frente al impacto de los servicios” y esto afectó considerablemente a los propietarios e inquilinos que deben afrontar el pago de las expensas.

“En los edificios con calefacción y agua caliente central, por ejemplo, las facturas de gas son muy importantes. Después tenés el aumento de la luz y aquellos inmuebles en los que AySA empezó a generar la facturación global por consorcio. Ese impacto, en algunos casos, fue de un 15% a un 18% en las costas. Por eso las subas”, remarcó Tocco.

Y, en ese mismo sentido, destacó: “El tema de los consorcios es que no hay formadores de precios. Los administradores suman y aplican los porcentuales pero el incremento viene por los mayores costos de los servicios como sucede en cada casa”.

¿De cuánto es en promedio la morosidad de los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires?

Se modificó el sistema de recaudación. Antes, a principio de mes ya teníamos asegurado el 50% de la recaudación y después se iba concretando. En la actualidad, al día 10, apenas llegamos a tener un 20% de la recaudación y después, con el transcurso de los días se va juntando, pero entre un 8% y 9% que había de deudores, hoy está llegando al 17% y 18%. El problema fundamental es que muchos inquilinos no pueden afrontar esos gastos y terminan entregando los departamentos porque entre el alquiler y las expensas, que son representativas, se forma un costo importante.

¿Los deudores son los mismos de siempre o se registran propietarios que antes pagaban en término y ahora se atrasan?

Están quienes antes pagaban en termino y ahora pagan antes del 20, 25, por ejemplo, y los que directamente antes pagaban alrededor del 20 y ahora dejaron de pagar.

¿El atraso en qué afecta al consorcio? ¿Impide que las administraciones realicen obras de mantenimiento, por ejemplo?

En realidad, obras de mantenimiento preventivo como se hacía antes no existen más. Lamentablemente, todo sale más caro, no tenemos buenos presupuestos, la suma de los materiales es muy significativa así como la mano de obra, se recortó mucho la financiación, y todo se complica. Hace un par de años que el mantenimiento preventivo comenzó a reducirse y hoy ya es una ilusión. Muy pocos edificios de cierto nivel pueden hacer este tipo de obras. Otro punto es que entre los encargados y auxiliares por ejemplo se recortaron las horas extras. Se fueron quitando porque no se puede pagar.

¿Cuál es el mayor desafío que tienen los consorcios de cara a esta situación?

En los edificios vive gente que antes tenía un trabajo en relación de dependencia y lo perdió y los que siguen en actividad por lo cual es complicado atender los dos frentes. Los que pagan tienen que pagar un poco más para juntar los fondos y cumplir en tiempo y forma las obligaciones habituales. En detalle, lo que no se paga lo tenemos que prorratear en el resto.

¿Cómo se procede ante el atraso en el pago de expensas?

Ahí actúa el administrador porque la vía judicial no siempre es la solución del problema. Los juicios son lentos entonces lo que más buscamos es la voluntad de pago, hacer acuerdos, cobrar en cuotas, que paguen de expensas un poco más. Lo que necesitamos es recaudar para dejar de recargarle a la gente que paga y con el consentimiento de los consejos de propietarios y los edificios a veces damos ciertas facilidades para que se pongan al día. Tratamos de no llegar a un juicio porque no es la solución más ágil.

¿Qué debe suceder para que estos impagos y demoras se reviertan?

Lo que necesitamos todos es que pare el proceso inflacionario, que se vaya desacelerando, y se deje de aumentar para que nos alcance un poco más el dinero para pagar todos los servicios. De cara a las próximas elecciones es todo incertidumbre. Hasta ahora no escuché a nadie que hable de cómo se van a resolver los problemas económicos del país.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*