Home / Entrevistas / Ricardo Botana: “Es muy difícil afrontar un alquiler en la Ciudad”

Ricardo Botana: “Es muy difícil afrontar un alquiler en la Ciudad”

Fuerte caída de compraventa de inmuebles, alquileres imposibles de afrontar, una devaluación cada vez más apremiante y el anuncio de una nueva ley de alquileres son solo algunos de los puntos que por estas horas más preocupan a inmobiliarios, consorcistas e inquilinos.

En diálogo con Mundo Horizontal, Ricardo Botana, presidente de la Unión Argentina de Inquilinos (UAI), habló de todas esas cuestiones y aseguró, entre otras cosas, que hay puntos de la nueva ley de alquileres en los que no están de acuerdo. En tanto, sostuvo que en la actualidad es muy difícil afrontar un alquiler en la Ciudad de Buenos Aires.

¿Cómo describirías la situación inmobiliaria en la Ciudad de Buenos Aires y el país en general?

Estamos viendo inquilinos que abandonan inmuebles de cierta cantidad de metros cuadrados para irse a otros más chicos y muchos casos de personas que se van a vivir a casas de familiares porque es muy difícil afrontar un alquiler en la Ciudad de Buenos Aires. Además hay gente que perdió su trabajo, o está suspendida, y eso hace que sea casi imposible poder pagar esos montos.

¿No es solo una sensación?

No, son consultas que recibimos a diario, de inquilinos que nos preguntan cómo rescindir un contrato de locación porque no lo pueden afrontar o directamente cuando tienen que renovar el contrato y reciben el nuevo monto optan por irse a departamentos de menos metros cuadrados o a otros barrios pese a la problemática que eso trae aparejado a nivel familiar, sobre todo en familias con chicos en edad escolar. Y también tenemos consultas que antes no teníamos en Inquilinos, de gente que no puede afrontar el canon locativo de los comercios.

¿Es posible que el proyecto de ley de alquileres elaborado por el Gobierno revierta esta apremiante situación?

Hay puntos positivos, como que el alquiler tenga una vigencia de dos años, con la posibilidad de extenderlo un año más a menos que el propietario o el inquilino desistan, o el tema de los créditos UVA que al principio funcionaban bien, pero también hay puntos en los que no estamos de acuerdo.

¿Cuáles son esos puntos?

Un tema central que a nosotros nos hace ruido es el de la indexación. Realmente eso nos genera muchos reparos. No es lo mismo obligarse por dos años, o tres en los comercios, a un canon locativo específico o planificar de acá a esa fecha cómo lo va a pagar a que se pueda indexar. Nos parece que torna en el contrato una incertidumbre que no es buena.

¿Pero ustedes participaron en la elaboración del mismo? ¿Pudieron brindar su opinión al respecto?

No, nuestra ONG no participó en la elaboración de este proyecto. Así que con el tema de la indexación no estamos de acuerdo ni en este proyecto ni en el anterior, de la senadora Silvina García Larraburu (Frente para la Victoria-PJ) que ha perdido estado parlamentario. Después, en líneas generales apoyamos el plan.

Volviendo a los créditos UVA, ahora lanzaron un seguro para los deudores de esos préstamos…

Sí, y eso es bueno, porque al principio venía mucha gente a consultarnos para salir de su condición de inquilinos y los primeros meses funcionaron bien y nosotros lo celebramos. Nos pareció una iniciativa muy buena del Gobierno, pero después con la devaluación del peso eso trajo aparejado que se hayan complicado las cuotas por ese sistema de créditos.

Y con el tema de la indexación…

Para el inquilino no es bueno que se pueda indexar un contrato en cualquier momento o si pasa determinados números te tengas que sentar a negociar un contrato o se ajuste automáticamente porque eso genera una incertidumbre que es muy grave.

¿Qué otros puntos generan dudas en la ONG?

Otro de los temas centrales del proyecto que generan dudas es que los juicios de desalojo sean más rápidos. Ahí en realidad es un tema más que nada procesal pero es una facultad de cada Nación y no le corresponde a las provincias.

¿Cómo recibieron la apelación del fallo que declaró inconstitucional la ley de alquileres porteña?

Fue una decisión del Gobierno que nos pareció muy buena. Obviamente al firmar un contrato, el inquilino con respecto al propietario tiene una relación totalmente simétrica. Es un margen de negociación muy escaso. Te diría que un contrato de locación es un contrato de adhesión ‘si te gusta sí, si no, no’ y con ese artículo para que el honorario de las inmobiliarias lo pague el inquilino, lo que hizo el Gobierno fue tratar de hacer una ley que prohíba esto porque en definitiva el cliente del inmobiliario es el locador no el locatario y en líneas generales siempre los intereses van a estar orientados hacia los primeros.

Por el momento la ley sigue vigente…

Sí, la ley sigue vigente y todavía sigue la prohibición de cobrar honorarios al locatario. No quiere decir que no puedan cobrar nada, obviamente se lo pueden cobrar al locador. Esto nos parece una ley razonable.

¿Cuáles son sus expectativas al respecto ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJ)?

Creo que hay posibilidades de que lo revoquen, que declaren que la ley es constitucional. Es una cuestión de deseos.

¿Existe la posibilidad de un consenso entre las dos partes, entre inquilinos e inmobiliarios? ¿Cómo sería eso posible?

Siempre está la posibilidad del diálogo. Al menos desde nuestra ONG siempre se propicia el diálogo entre las dos partes. No hay que crear ningún tipo de antagonismo, si no reglas más claras, que tutelen un poco más al inquilino, que es la parte más débil a tratar y estamos hablando de uno de los derechos fundamentales que es el derecho a la vivienda por parte de los ciudadanos. No son cuestiones simples de tratar porque son derechos muy importantes. En la Ciudad de Buenos Aires 1 de cada 3 ciudadanos alquila. Es un porcentaje que sigue creciendo, una parte de la sociedad que se merece atención y cuidado al momento de contratar y luego durante el contrato de locación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*