Home / Entrevistas / Abrevaya: “Solo la negligencia es autora de accidentes lamentables con el gas”

Abrevaya: “Solo la negligencia es autora de accidentes lamentables con el gas”

La Ley 6110, aprobada en diciembre y promulgada este enero, notifica que “las empresas prestatarias de suministro de gas no podrán exigir adecuaciones a nuevas regulaciones que impliquen modificaciones edilicias a cada unidad habitacional para interrumpir el suministro de gas, salvo que fuera necesario por resultar la instalación peligrosa o defectuosa”.

Y trata de la primera vez que una ciudad legisla sobre un servicio concesionado por la Nación. Por tal motivo, Mundo Horizontal se comunicó con el diputado porteño Sergio Abrevaya, quien contó todos los detalles del proyecto que lideró.

¿Cómo surgió desde su bloque de diputados la idea de impulsar esta ley?

Es una idea que vine forjando personalmente, por mi experiencia personal, la de mi sobrina, la de mi hermana y la cantidad de historias que me contaban los vecinos. Esos casos donde se gastaban fortunas en presupuestos y se quedaban hasta dos años sin gas en las viviendas. Para colmo, muchos se pasaban a la electricidad con instalaciones precarias y generaban una recarga en el tendido eléctrico aún más riesgoso.

¿Cuál es el punto más destacable según su opinión sobre esta ley?

El punto más destacable es que, por primera vez y desde su autonomía, la Ciudad le puso un freno a los abusos de las concesionarias de servicios, cuya licitación era anterior a la autonomía de Buenos Aires. Al mismo tiempo, que nos hayamos ocupado de lo que sufre la gente.

¿Cuál es la cifra de cantidad de edificios afectados al año por pérdida de gas o fallas en el servicio?

Ante la mentira de Metrogas de que se trataban 500 casos al año, hicimos una encuesta que arrojó que casi el 40% de los porteños son víctimas de cortes de gas. En ese sentido, desde ENARGAS (Ente Nacional Regulador del Gas) indicaron que de los 9 millones de usuarios que existen hoy solo 50 casos por año son graves, y el 100% ellos debido a negligencias, que es la única razón de accidentes.

Como, por ejemplo, la explosión de la caldera de un edificio en la ciudad de Rosario o la tragedia en una escuela pública de la localidad bonaerense de Moreno. Nunca se ha comprobado riesgo alguno por tener la rejilla de respiración 1 cm más chica que la norma actual o porque la respiración de la edificación sea antigua.

En declaraciones a la prensa dijo que, en el armado del proyecto, consultaron a ENARGAS y prestadoras del servicio para hacerlas parte del plan. ¿Cuál fue la respuesta?

Me reuní con el Presidente de ENARGAS que ya había mejorado el protocolo de intervención. Pero no terminaba de entender la gravedad de las consecuencias de la exigencia de, por ejemplo, rejillas 1 cm más grandes como condición para restituir el gas. Metrogas, por otro lado, tiene tercerizadas las inspecciones en hogares y de ello me pude enterar gracias al entre regular. Sin embargo, la empresa no hace nada para mejorarlo.

Metrogas ha buscado desligarse de cualquier responsabilidad si es llamado por una fuga de gas en un inmueble, y empuja al resto de las unidades del consorcio a abrirles las puertas y someterse a sus condición aunque la fuga ya fue reparada.

¿Cómo funciona hoy la ley en casos de personas que ya tiene el gas cortado y la empresa se niega a reponer el servicio?

La gente debe quejarse, especialmente ente el ENARGAS. Si no, ante Defensa al Consumidor. La ley aún no ha sido reglamentada, pero es operativa en la Ciudad de Buenos Aires en relación a no mantener cortes por cuestiones menores.

¿Qué debe hacer el vecino si un operador de Metrogas le comunica que va a cortar el gas en su edificio/departamento? ¿Con quién debe comunicarse a partir de la implementación de la Ley 6110?

Como mencioné anteriormente, con ENARGAS primero, y si este no resuelve, con la dirección de Defensa del Consumidor, aunque repito: aún no está reglamentada. En casos de denuncia hay que dejar en claro quién es el que no está restituyendo el servicio. Hemos verificado que muchos gasistas se aprovechan adelantándose a lo que va a exigir Metrogas para restituir el suministro, y cobran la obra antes de pedir la reposición del servicio.

¿Qué opinión tiene ante el miedo de algunos vecinos a explosiones o consecuencias severas? ¿Esta nueva ley puede generar dicha situación de peligro?

La ley dice expresamente que tiene en consideración “casos de peligrosidad o de riesgo”. Está claro que cuando se refiere a reformas edilicias, estamos hablando del centímetro de menos en las rejillas o la absurda exigencia de que las ventilaciones estructurales previstas en el edificio sean ahora tomadas por inseguras, y se les exige otra nueva obra. No hay ciudad en el mundo que siga estos criterios.

Incluso, queda claro que gasistas y Metrogas, que se benefician con estas medidas, incitan el fantasma de los accidentes. Cuando, si ocurre alguno, van a intentar adjudicarlo a la falta de controles por parte de terceros. Pero queda claro que solo la negligencia es autora de accidentes lamentables y que la responsabilidad es de cada usuario.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*