Home / Entrevistas / Sergio Abrevaya: “Lo más importante de Consorcio Participativo en el ‘trato digno'”

Sergio Abrevaya: “Lo más importante de Consorcio Participativo en el ‘trato digno'”

El legislador de GEN, Sergio Abrevaya, fue uno de los que votó afirmativo el pasado 28 de junio cuando la Legislatura porteña trató la implementación del proyecto “Consorcio Participativo”. En esta entrevista exclusiva con Mundo Horizontal explica cuáles son los puntos más relevantes y cuáles fueron sus modificaciones en material de protección de datos personales.

-¿Confía en que la modificación a la Ley 941, en especial la implementación de la plataforma “Consorcio Participativo”, llevará más transparencia a los consorcistas?

-Va a ayudar, sí. Pese a que la herramienta web todavía no está desarrollada y hay que primero probarla, todo está dado para que sea de transparencia y fortalecimiento del ejercicio de control por parte del Estado. Ello sin dejar de proteger los datos privados o sensibles de los consorcistas.

-En ese punto usted introdujo varios cambios al proyecto del Gobierno porteño, que finalmente fueron aceptados, y que tienen que ver con resguardar la Ley de Protección de Datos. ¿Cuáles fueron?

-Desde un principio, la idea no me parecía mala pero el problema era la información de los vecinos y cómo mantener sus datos reservados dentro de la plataforma. Una de las modificaciones fue, por ejemplo, prohibir que el Estado exigiera subir las actas al sistema, excepto las relacionadas con la designación del administrador. O permitir que las facturas que se escaneen para transparentar la gestión del administrador sean cargadas a un servidor privado, de esa manera solo la podrán ver el administración y el consorcio. Esto sigue en sintonía con la Ley 3.254 que ya tiene casi diez años, que además fue de mi autoría y que impuso más controles a las administraciones.

-¿Cuál considera que es el artículo que más beneficiará a los vecinos?

-Para mí, el artículo más importante y que no existía es el “trato digno”, lo que infiere en el maltrato por parte de los administradores. Otra: la posibilidad de inspeccionar las oficinas del administrador y que las ONG de consumidores puedan realizar auditorías. También, la obligación de administrador de separar muy claramente expensas ordinarias de extraordinarias. Eso sin contar la facilidad que darán las asambleas on line y la posibilidad de ser notificado de manera electrónica de eventos importantes solo para los que lo deseen, sin dejar el papel para las personas mayores.

-Varias administraciones se quejaron y coincidieron en que el gasto a partir de ahora será mayor, a causa de tener que volcar toda la información en la web y comenzar a operar a través de una plataforma. ¿Qué opina al respecto?

-No lo creo. Depende de si el Ejecutivo integra a esos privados que ya venían pagando por la liquidación de expensas, en ese caso no veo a ser más caro. Si habilitan esta integración, yo creo que no va a haber ni más gasto ni más trabajo.

-¿Por qué es necesario comenzar a reglamentar el trabajo de las administraciones de consorcio?

-Porque la administración se volvió una actividad relevante. Ya no es más una suerte de mandatario, como se propuso hace muchos años, donde lo único que hacía era llevar las cuentas. El administrador tiene hoy que lidiar con muchísimas obligaciones de los consorcistas, lo que implica un trabajo serio y requiere de formación y dedicación. Un costo caro que se refleja en los honorarios son cada vez mayores.

-¿Cómo sigue esta modificación a la Ley 941?

-En primer lugar, los artículos operativos van a entrar rápidamente en reglamentación. Si bien hoy están en vigencia, no están reglamentados. El segundo paso ya es el sistema informático, la plataforma web que hay que ver quién la desarrolla, si van a llamar a licitación para su creación. En cualquier caso, hay que tener mucho cuidado con este punto, ya que requiere de un periodo de prueba: debe ser una plataforma muy participativa antes de ponerla en funcionamiento. Ágil, amigable, de simple acceso para los consorcistas donde, por ejemplo, los llamados a asamblea sean fáciles de recibir. Calculo que podría tardar hasta dos años en ponerse en funcionamiento.

-¿Padeció alguna vez el mal funcionamiento de la administración?

-Lo he sufrido sí, además antes de mi trabajo como Diputado por la Ciudad de Buenos Aires fui abogado mediador y te podría decir que los malos administradores entran dentro de los cuatro grandes problemas de los ciudadanos. He visto abusos de honorarios y cuando uno llama por teléfono, no te atienden para dar una explicación. De ahí que lo más importante es el artículo del “trato digno”, los malos administradores hacen un el relajo de la normal y eso no está bien.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*